Las amenazas a las que se enfrenta la ciberseguridad son tres:

  1. El delito cibernético incluye agentes individuales o grupos que atacan a los sistemas para obtener beneficios financieros o causar interrupciones.
  2. Los ciberataques a menudo involucran la recopilación de información con fines políticos.
  3. El ciberterrorismo tiene como objetivo debilitar los sistemas electrónicos para causar pánico o temor.

Pero ¿cómo consiguen los agentes malintencionados el control de los sistemas informáticos? Estos son algunos de los métodos comunes utilizados para amenazar la ciberseguridad:

Malware

“Malware” se refiere al software malicioso. Ya que es una de las ciberamenazas más comunes, el malware es software que un cibercriminal o un hacker ha creado para interrumpir o dañar el equipo de un usuario legítimo. Con frecuencia propagado a través de un archivo adjunto de correo electrónico no solicitado o de una descarga de apariencia legítima, el malware puede ser utilizado por los ciberdelincuentes para ganar dinero o para realizar ciberataques con fines políticos.

Siete ciberamenazas de alta relevancia para 2019 - IT Masters Mag

Hay diferentes tipos de malware, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Virus: un programa capaz de reproducirse, que se incrusta un archivo limpio y se extiende por todo el sistema informático e infecta a los archivos con código malicioso.
  • Troyanos: un tipo de malware que se disfraza como software legítimo. Los cibercriminales engañan a los usuarios para que carguen troyanos a sus computadoras, donde causan daños o recopilan datos.
  • Spyware: un programa que registra en secreto lo que hace un usuario para que los cibercriminales puedan hacer uso de esta información. Por ejemplo, el spyware podría capturar los detalles de las tarjetas de crédito.
  • Ransomware: malware que bloquea los archivos y datos de un usuario, con la amenaza de borrarlos, a menos que se pague un rescate.
  • Adware: software de publicidad que puede utilizarse para difundir malware.
  • Botnets: redes de computadoras con infección de malware que los cibercriminales utilizan para realizar tareas en línea sin el permiso del usuario.

Inyección de código SQL

Una inyección de código SQL (por sus siglas en inglés Structured Query Language) es un tipo de ciberataque utilizado para tomar el control y robar datos de una base de datos. Los cibercriminales aprovechan las vulnerabilidades de las aplicaciones basadas en datos para insertar código malicioso en una base de datos mediante una instrucción SQL maliciosa. Esto les brinda acceso a la información confidencial contenida en la base de datos.

Phishing

El phishing es cuando los cibercriminales atacan a sus víctimas con correos electrónicos que parecen ser de una empresa legítima que solicita información confidencial. Los ataques de phishing se utilizan a menudo para inducir a que las personas entreguen sus datos de tarjetas de crédito y otra información personal.

Ataque de tipo “Man-in-the-middle”

Un ataque de tipo “Man-in-the-middle” es un tipo de ciberamenaza en la que un cibercriminal intercepta la comunicación entre dos individuos para robar datos. Por ejemplo, en una red Wi-Fi no segura, un atacante podría interceptar los datos que se transmiten desde el dispositivo de la víctima y la red.

Ataque de denegación de servicio

Un ataque de denegación de servicio es cuando los cibercriminales impiden que un sistema informático satisfaga solicitudes legítimas sobrecargando las redes y los servidores con tráfico. Esto hace que el sistema sea inutilizable e impide que una organización realice funciones vitales.

Ciberamenazas más recientes

¿Cuáles son las ciberamenazas más recientes contra las que deben protegerse las personas y las organizaciones? A continuación, se presentan algunas de las ciberamenazas más recientes comunicadas por los gobiernos de Estados Unidos, Australia y el Reino Unido.

Malware Dridex

En diciembre del 2019, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) imputó al líder de un grupo de cibercriminales organizados por su participación en un ataque global del malware Dridex. Esta campaña malintencionada afectó al público, al gobierno, a la infraestructura y a las empresas de todo el mundo.

Dridex es un troyano financiero que posee diferentes funcionalidades. Desde el 2014, afecta a las víctimas e infecta a las computadoras a través de correos electrónicos de phishing o malware existente. Es capaz de robar contraseñas, datos bancarios y datos personales que pueden utilizarse en transacciones fraudulentas, y ha causado pérdidas financieras masivas que suman cientos de millones de dólares.

En respuesta a los ataques de Dridex, el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido aconseja a las personas que “se aseguren de que los dispositivos estén actualizados y los antivirus estén activados y actualizados, y de que se realicen copias de seguridad de los archivos”.

Estafas románticas

En febrero del 2020, el FBI advirtió a los ciudadanos de EE. UU. que tuvieran cuidado con el fraude a la confianza que los cibercriminales cometen a través de sitios de citas, salas de chat y aplicaciones. Los perpetradores se aprovechan de las personas que buscan nuevas parejas y engañan a las víctimas para que proporcionen sus datos personales.

El FBI informa que las ciberamenazas románticas afectaron a 114 víctimas de Nuevo México durante 2019, cuyas pérdidas financieras sumaron 1 600 000 dólares.

Malware Emotet

A finales del 2019, el Centro Australiano de Seguridad Cibernética advirtió a las organizaciones nacionales sobre la ciberamenaza mundial generalizada del malware Emotet.

Emotet es un sofisticado troyano que puede robar datos y también cargar otros malware. Emotet se aprovecha de las contraseñas poco sofisticadas y es un recordatorio de la importancia de crear una contraseña segura para protegerse de las ciberamenazas.